Lady Gaga, la última en unirse al cotarro

Hace apenas tres meses leímos la noticia de que la famosísima Lady Gaga pretende comprar un viñedo en Sonoma County (una de las regiones californianas que conforman el llamado “País del vino” de la zona) para producir su propio vino¹. No hace mucho, también leímos que la cantante de los Black Eyed Peas, Fergie, tiene su propio vino; Brad Pitt su viñedo al sur de Francia; Savanna Samson (actriz porno) también se apuntó a tener su vino; y así, un largo etcétera (que podeís consultar aquí).

¿Qué está pasando en el mundo del vino? Parece que todos los famosos quieren participar, bien poniendo su nombre a un vino, bien poniendo dinero o bien comprando directamente bodega y viñedos y llevando el negocio. Es curioso como han cambiado las tornas. Hace años el vino era un producto que lo elaboraban los que sabían hacerlo, enólogos, agricultores, viticultores. Ahora, ha pasado a convertirse en el negocio del siglo para aquellos a los que les sobra el dinero. Un márketing feroz, una publicidad escandalosamente buena (sólo hay que ver la cantidad de marcas de destilados que aparecen en los vídeos musicales de diferentes artistas, siendo quizás el más famoso el de Pitbull, “Voli” ²), un nombre atractivo y un vino…¿cómo es el vino?

Pues bien,no hemos tenido la suerte de probarlo, quizás sean caldos buenos, malos o mediocres pero lo que continuamente nos viene a la mente es: ¿dónde quedó el arte y la historia que esconde el vino? ¿dónde quedó esa magia que hace que un vino sea bueno por lo que es, por su calidad, por su aroma, por su sabor y no porque sea el vino de fulanito o de menganito? Estamos seguros de que cualquiera de esos vinos estrellas atraen más que un Sarmentero; pero si compráramos una botella, lo haríamos por su nombre, porque es el de Lady Gaga, no porque sea el vino que te hace sentir a cada sorbo que tomas (o al menos en la primera compra).

Lo que pretendemos en este artículo no es a criticar a aquellas estrellas que se han involucrado en el mundo del vino (que en su derecho están) si no a reivindicar el esfuerzo y el sudor que, nosotros y otros muchos, ponemos cada día en elaborar un vino de calidad sin tener ni una quinta parte de los medios (y dinero) que ellos manejan.

¿Veremos algún día a Lady Gaga vendimiando a mano o quitando hierbas con azadón? Lo dudamos mucho.

Ellos tendrán el renombre y el márketing, pero nosotros tenemos la magia y la historia.

¹ Puedes ver la noticia en inglés a través de la revista “The Drinks Business
² Y para ir más lejos, aquí un link de uno de los videoclips en los que se puede ver dicho vodka (exactamente, en el segundo 16 aparece).

Quizás no sea Lady Gaga pero Amparo, fundadora de la bodega, SÍ que coge el azadón para labrar la tierra.

———————

Barely three months ago, we read some news talking about Lady Gaga, who’s willing to purchase a vineyard in Sonoma County (one of the Californian regions which forms the “Wine Country” of the area) in order to produce her own wine¹. Not long ago, we also read that Fergie, the Black Eyed Peas singer, has her own wine; Brad Pitt his own vineyard in the south of France; Savanna Samson (porn actress) her own wine, too; and the list is still growing (you can have a look here).

What’s going on in the world of the wine? It seems as though every celebrity wants to join in, naming the wine with his/her name, being an associate or even purchasing a winery and vineyard and running the business. It’s intriguing how everything has changed. Years ago, wine was elaborated by those who were dedicated to it, such as farmers, oenologists or growers. Nowadays, it’s become the business of the century for those who already have plenty of money. A huge and awesome marketing (just watch some music videos of many different artists and you’ll discover plenty of new alcohol brands; maybe the most famous is the vodka presented by Pitbull, “Voli“²), an attractive brand and a wine…how is the wine?

We aren’t lucky enough to have tasted it. It might be a good wine, a bad one or a medium-quality one but what we wonder is: where did the art and history hidden by the wine remain? Where did the magic which makes a wine being good by what it express you remain? We are sure that any of these “star wines” are a thousand times more attractive than a Sarmentero, but if we’d buy a bottle, we would do it because it’s the wine of Lady Gaga, not the wine that makes you feel (or at least in the first purchase).

We don’t mean to criticize the celebrities who are involved in the world of the wine, but to claim all the efforts and sacrificies we, and many others, have to make to elaborate a quality wine without even a fifth of the stars’ sources (and money).

Will we see someday Lady Gaga harvesting by hand or weeding the vineyard with a hoe? We truly doubt it.

Sure they have the fame and the marketing, but sure we have the magic and the history.

¹ You can also read the article in “The Drinks Business
² If you want to check it out, you can find it here, specially in the 0:16 of the video

2 thoughts on “Lady Gaga, la última en unirse al cotarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s